Los BRIC y las lecciones para México PDF Imprimir E-Mail

Prólogo del Mtro. Ricardo Bucio al libro ¿Soñando con los BRIC? Estrategias de control gubernamental en las potencias del 2050, del Dr. Pablo Trejo.

Se les denomina BRICs a la economías emergentes y son básicamente las iniciales de varios países que han empezado a gestar un gran movimiento a nivel global para clasificarlos y ubicarlos como las siguientes potencias económicas en los años venideros, en si estamos hablando de Brasil, Rusia, India y China cómo los posibles ejes económicos mundiales en algunos años.

 

Vamos a determinar algunos factores que tienen en común estos países (BRICs) y que en la actualidad algunos analistas e instituciones mundiales los decretan y califican para ser las siguientes “posibles” grandes potencias económicas, sin embargo en algunos de los siguientes conceptos hay algunos de ellos que están más desarrollados en un país que en los otros, sin que esto sea una gran diferenciación entre ellos mismos, al final son los BRICs los que detonaran estos factores y que les permitirán, o bien, lo que determinará su participación y peso global en un Nuevo Orden Internacional;

  • Recursos Naturales.- Grandes extensiones de Recursos Naturales de las cuales podemos mencionar y destacar uno de los más importantes y en si es el tema de los hidrocarburos las cuales se componen de grandes yacimientos de Petróleo y Gas Natural aún sin explotar pero ya localizados que pueden hacer el contrapeso a la guerra de los precios de estos energéticos por un lado, por otro, los minerales con grandes depósitos de acero, hierro, aluminio y carbón solo por mencionar algunos. En este punto en específico debemos referirnos a que el gran participante será Rusia.


Dentro de este concepto, es preciso hacer notorio y mencionar que la Agricultura es y será siempre uno de los grandes motores a nivel mundial. Cuando un país tiene la capacidad de poder cubrir su mercado interno y por lo tanto dotar al externo con granos y otros productos debemos hacer mención de que se encuentra en el camino correcto para ser una potencia, este gran peso específico lo tiene ahora Brasil como productores agrícolas, lo que los convierte en participantes destacados del intercambio de granos a nivel regional, continental y mundial.

  • Recursos Tecnológicos.- La preparación del terreno fértil y los grandes cambios que se han gestado en la visión gubernamental de estos países emergentes, han dado grandes frutos los cuales podemos constatar como una gran inversión para recibir en sus territorios a grandes trasnacionales que han invertido millones en trasladar sus fábricas a esos países para generar una mayor producción de sus servicios, apoyados en una población más educada tecnológicamente lo cual ha facilitado la creación de más empresas locales que ahora surten de componentes a estas grandes trasnacionales, aquí puntualmente tenemos que destacar los cambios en áreas tecnológicas que han sido hechos en India para ponerlos en la gran vitrina mundial de la Tecnología de la Información.

 

  • Recursos Humanos.- Con una de las poblaciones más grandes y en crecimiento estos países cuentan con una gran concentración de trabajadores con el poder de la mano de obra para trabajar en cualquier industria, lo que generará una gran producción de grandes volúmenes de artículos que anteriormente solo eran producidos por las firmas internacionales en sus propios territorios. Si solo volteamos la cabeza y vemos el ejército de trabajadores con que cuenta China podemos entonces entender el peso específico de los recursos humanos.

De esta manera, podemos entender como la participación de estos países emergentes aún con sus grandes diferencias están forjando la posibilidad de ser las grandes potencia venideras en algunos años. Su PIB ha sido unos de los más destacables en los últimos años y con un crecimiento constante y de hecho más alto que los países altamente industrializados.

Podemos centrarnos entonces y comentar que estos posibles nuevos Centros de Poder Económico los podrían convertir en los ejes comerciales a nivel global, sin embargo, esta concentración económica los lleva a una mayor participación activa y de una gran peso específico mundial en algunas otras áreas como son la financiera, la comercial, la industrial, la ciencia y el desarrollo tecnológico. Con esta visión de mediano plazo, algunos de los más destacados economistas no dudan en comentar que el futuro “cercano” estaría en los países emergentes.

Para finales de la primera década del 2000 Sudáfrica se une a este selecto grupo invitada por China ya que sus características muestran que también tiene las credenciales listas para poder ser una gran potencia en algunos años.

¿Verdad o Mentira?
Los economistas no solo observan que los BRICS podrían ser los grandes ejes de poder económico, sino que su influencia se haría también en el papel cultural y religioso, con la mayor concentración de población y de posibles consumidores lo que haría en consecuencia que su participación mundial sea la más destacada.

Sin embargo, no debemos olvidar también que las grandes diferencias y la concentración de las riquezas en un pequeño grupo de estos países NO ayudarían en gran medida a ponerlos como ejes rectores de la Economía Mundial. Esta gran división entre ricos, clase media y pobres es mucho más profunda de lo que podemos imaginar en estos países, por ello los cambios internos deben llevarlos a una mejor repartición de la riqueza, generando por ende una mejor infraestructura (carreteras, telecomunicaciones, vivienda etc.). Aunado a ello, de mucha importancia y ahora en todas las agendas económico-políticas sería la conservación del hábitat, en la cual deberán crear ya políticas ambientales para aminorar la contaminación.


Otro punto a destacar es la falta de democracia, corrupción y ahora control de la natalidad en algunos de estos países, si consideramos que los factores aquí descritos pueden generar un gran peso a estas economías para llevarlos a convertir en las futuras economías regulatorias del Orden Internacional.


Estas naciones se encuentran trabajando sin parar para poder hacer los cambios que se necesitan para lanzarlos como una gran potencia, cambios que se vean reflejados en un mejor poder adquisitivo de la sociedad, una mejor representación política, una mejor y mayor cobertura educacional y de salud. Pero el gran peso está en la infraestructura que tendrían que desarrollar en el corto tiempo para contribuir a cubrir la demanda interna de casas-habitación, carreteras, telecomunicaciones etc., debido al gran crecimiento de su población. En este punto la repartición de la riqueza pretenderá ser puesta en los salarios de los trabajadores, lo que podría ser un detonante de la economía local, generando una mejor educación por consiguiente. O bien, el establecimiento de nuevos mecanismos crediticios locales que ayuden a este reparto de la riqueza tan buscado por la sociedad.


Entonces también tendremos que analizar y entender otros factores que ayudaran a razonar la mayor participación de los BRICS, podemos decir que ya hay una detonante en los aspectos culturales y religiosos, basta con ver el surgimiento resonante de escuelas de Yoga por todo el mundo y la forma de adaptación Occidental a estos aspectos religiosos.

¿Qué pasa con México?

México junto con algunos otros países como Corea, Argentina, Turquía, Emiratos Árabes Unidos podrían considerarse dentro de los países emergentes con mayores posibilidades de ser grandes potencias en los años venideros. Pero concentrémonos en México en esta ocasión y haciendo un pequeño análisis comparativo de lo que está sucediendo en este país y por qué actualmente podría quedarse atrás y NO ser considerado como una posible potencia.

La incorrecta distribución de los recursos entre la mayoría de su población, lo que determinará en una mejor calidad de vida de cada miembro de la sociedad. Es decir, una mejor distribución de la riqueza.

El acercamiento a una mejor educación de calidad, lo que repercutirá en mejores profesionistas, mejores sueldos y desarrollo cultural de toda la población.

Desarrollo científico, el cual es casi nulo. Son escasas las escuelas en las cuales existe o bien se apoye él desarrollo científico, aunado a la casi también inexistente vinculación de las escue las con las empresas para crear las carreras técnica, comerciales, administrativas o de ingeniería que ellos demandan y con ello competir en los mercados internacionales.

En resumen no se está invirtiendo en “Capital Intelectual”.

Además hacen falta políticos, empresarios, estudiantes, líderes sindicales y mexicanos que sería lo más trascendente con una visión futurista y clara de cuáles son los factores que podrían detonar el desarrollo interno, para que México pudiera ser considerado como una de las siguientes potencias mundiales.

Ricardo Bucio es MBA por la Universidad de Nancy II (ICN), Francia. MBA por el Centro de Investigación y Posgrado de la Universidad La Salle, México. Licenciatura en Relaciones Internacionales. Maestro Titular del Centro de Investigación y Posgrado de la Universidad La Salle para la Maestría en Administración de Negocios Internacionales, tema en el que es experto.

 
< Anterior   Siguiente >


El Mundo en Síntesis

 

 

Galma en la Red

 


Siga las Actividades del Centro en la Red

Copyright 2017 Centro de Investigación y Análisis Político GALMA.